Desodorante natural en sólido 0% residuos

La alternativa más saludable

¿Desodorante sólido?, ¿Eh?, ¿y encima natural?, Si, has leído bien. Los desodorantes en spray, de bola o stick en envases de plástico, son el pasado. Os hablamos de una alternativa más duradera, más sostenible, más saludable e igual de eficaz: El desodorante natural en formato sólido. Sin duda uno de mis favoritos

El desodorante es, sin duda, un básico en el cuidado y la higiene personal. Aunque algunos afortunados aseguran (unos con más criterio que otros, todo sea dicho 😉) que no lo necesitan, la mayoría de los mortales necesitamos la ayuda de este estupendo invento. Como dice la melodía de un viejo anuncio televisivo ¡Yo no puedo estar sin el…!

De todas maneras, aunque la mayoría somos fieles usuarios de los desodorantes, a muchos de nosotros nos cuesta mantenernos fieles a un tipo o a una marca en concreto, y a lo largo de nuestra vida vamos probando unos y otros, buscando siempre una alternativa mejor.

En esta búsqueda del desodorante perfecto, lo que nos suele pasar es que la estantería del baño termina abarrotada de toda clase de botes a medio terminar, ¿a que sí?

¡Y es que es normal!, con la cantidad de posibilidades que el mercado nos ofrece…

¿Cómo decidirse por un desodorante o por otro?

¡Pues muy fácil!, teniendo en cuenta lo que realmente queremos y lo que realmente necesitamos. Bueno vale…, aun así igual no es tan sencillo, por eso en este artículo te damos unas cuantas claves para ayudarte.

Empecemos con… ¿que necesitamos realmente?

En cuestión de mantener a raya la zona en cuestión, los humanos tenemos básicamente dos “problemillas”, o que sudamos en exceso, o lo que sudamos no huele precisamente a rosas…o incluso ambas a la vez

Hablemos un poco de esto…

Ya sabemos que la sudoración, o mejor dicho la transpiración, es un proceso natural del organismo que cumple dos funciones básicas e imprescindibles; regular la temperatura corporal y eliminar toxinas.

En general el sudor es inodoro (que no huele a nada, vamos), sin embargo, por ejemplo, en la zona de las axilas se encuentran dos tipos de glándulas sudoríparas que provocan dos tipos de sudores diferentes.

“En las axilas se ubican dos tipos de glándulas sudoríparas: ecrinas y apocrinas, que provocan que aquí el sudor sea diferente al de otras partes del cuerpo”

A través de las glándulas ecrinas se produce un sudor sin olor, ya que sólo se compone de un 99% de agua y un 1% de sales minerales. Por otro lado, las glándulas apocrinas producen un sudor que además es rico en proteínas y grasa. Este líquido, al entrar en contacto con las bacterias que se alojan en la superficie de nuestra piel, genera mal olor.

Todo esto es normal y necesario, sin embargo a veces, la cantidad de líquido que transpiramos o el olor que desprendemos, es molesto y no muy agradable, por decirlo suavemente 😉!!

Por suerte, hoy en día, hay de todo para cubrir las diferentes necesidades que podamos tener, eso sí, cada producto, con sus pros y sus contras.

En el mundo de los productos que combaten los problemas relacionados con el sudor, existen básicamente dos grandes grupos, claramente diferenciados: los desodorantes y los antitranspirantes. Pero… ¿Sabemos diferenciarlos?

¿Desodorante y antitranspirante no es lo mismo? Pues no…

Los antitranspirantes son realmente un medicamento y sirven para controlar y disminuir la cantidad de sudor que producimos. La función principal del antitranspirante es la de tapar temporalmente los extremos de los conductos excretores de las glándulas sudoríparas (los poros por donde sale el sudor, para entendernos 😉) y que así, se genere menos humedad que acabe empapando nuestra ropa, dejándonos esos antiestéticos circulitos (o circulazos) alrededor de nuestras axilas.

Para conseguir este efecto, los antitranspirantes emplean principalmente sales de aluminio que dificultan parcialmente la producción de sudor.

“Los antitranspirantes emplean principalmente sales de aluminio que dificultan parcialmente la producción de sudor”

Este es también el efecto de la piedra de alumbre, que aunque es un mineral que se encuentra en la naturaleza en su forma pura, la que se comercializa se suele sintetizar en laboratorio a partir de la bauxita que es un mineral, prácticamente en su totalidad, compuesto por aluminio, por eso también es efectiva en la inhibición del sudor.

Los desodorantes, por su parte, son un producto cosmético creado principalmente para eliminar el mal olor producido por el sudor.

Los desodorantes tradicionales que comúnmente encontramos en los supermercados, llevan a cabo esta misión gracias a tres grupos de componentes: perfume para neutralizar el olor; activos antibacterianos para controlar la actividad de las bacterias; y, aunque en bastante menor medida que los antitranspirantes, sales de aluminio para reducir la producción de sudor y resultar así, más efectivos.

De hecho, “¿Sabías que las marcas que fabrican desodorantes se están esforzando al máximo por incluir menos sales de aluminio en sus productos, debido, en gran medida, a la controversia creada alrededor de estas sustancias?”

¿CONTROVERSIA?, pues sí. Desde hace años las sales de aluminio, que contienen los antitranspirantes, la piedra de alumbre y algunos desodorantes comerciales, no gozan de buena fama precisamente. Pero…

¿Por qué han adquirido tan mala fama los desodorantes con aluminio?

Seguro que ya te suena que, a los compuestos de aluminio que se emplean en la mayoría de los antitraspirantes sintéticos y que son principalmente: hidrocloruro de aluminio (Aluminium chlorohydrate) y circonio hidratado (Aluminium zirconium pentachlorohydrate), en varios estudios recientes, se les han vinculado con problemas para la salud, incluyendo el cáncer de mama (por la cercanía de la axila al pecho) y el Alzheimer (por considerarlos neurotóxicos). Pero… ¿Es cierto?

La verdad es que no hay una postura clara sobre el asunto ya que muchos otros estudios afirman que esta relación causa-efecto no está debidamente documentada ni demostrada por lo que no hay un consenso al respecto de si son o no perjudiciales para la salud.

Con lo cual, no nos queda más remedio que fiarnos de nuestro propio criterio y queda en decisión de cada cual, ¡y de su investigación personal!, el usar o no estos productos.

Bien,…Ahora que ya sabemos que tipo de producto necesitamos, según nuestro “problemilla”  sea el exceso de transpiración o el mal olor, se trata de decidir lo que queremos utilizar en nuestro cuidado personal.

 

¿Qué queremos realmente para nuestro desodorante?

Como ya hemos dicho y como ya sabes, en el mercado hay un montón de posibilidades tanto de composición, como de formatos, envases, etc.: en espray, rollon, en stick, cremas,…, y ahora también en sólido.

Y dentro de todas estas posibilidades, un sinfín de combinaciones de ingredientes que, sin duda, es una de las cuestiones más importantes que deberemos tener en cuenta para elegir qué es lo que de verdad queremos utilizar en nuestra piel.

En cuanto a la composición podríamos decir que, generalizando mucho, hay 3 grandes grupos de productos desodorantes; Los sintéticos, elaborados a base de compuestos químicos; los que además de elementos químicos incluyen algunos elementos naturales y los 100% naturales sin químicos.

“Hay 3 grandes grupos de productos; los sintéticos, elaborados a base de compuestos químicos, los que además de elementos químicos incluyen algunos elementos naturales y los 100% naturales sin químicos”.

La decisión de utilizar unos u otros es una cuestión totalmente personal, sin embargo, a la hora de elegir un producto tenemos que tener muy presente que, algunos, o muchos, elementos que dicho producto contenga en su composición, van a ser absorbidos, en mayor o menor medida, por nuestra piel.

¿Sabías que?… Además de la vía de absorción inhalatoria y digestiva, el paso de sustancias a través de la piel puede llegar a constituir una vía de importancia toxicológica por sí misma, aparte de los efectos locales de tipo irritativo, alérgico, etc., que se puedan producir en la misma piel. 

Y es que, aunque nuestra piel presenta una potente barrera natural al paso de sustancias, dependerá de las características de los principios activos, del sistema y cantidad de dosificación y de la concentración de los mismos, que penetren con más o menos facilidad en nuestra piel y en nuestro torrente sanguíneo.

En este punto es interesante destacar que una de las zonas con mayor grado de absorción son precisamente las axilas, junto con las plantas de los pies, las palmas de las manos y el cuero cabelludo, tanto por su nivel de humedad natural, como por su temperatura, superior a otras zonas.

Si tenemos esto en cuenta, parece lógico pensar que, de tener que ponernos algo en la piel, sabiendo que en parte los componentes van a ser absorbidos por ella, cuanto más natural sea, mejor, ¿no? Y aunque, esta afirmación no se puede generalizar, en principio, podríamos decir que por supuesto que sí. ¿Tú qué opinas?

“Una de las onas con mayor grado de absorción de nuestros cuerpo, son precisamente las axilas. Cabe pensar entones, que nuestro desodorante, cuanto más natural sea mejor ¿No?”

En cuanto a su formato y envase, también tenemos muchas posibilidades y, aunque sea una cuestión menos importante en cuanto a la efectividad del producto, puede ser decisiva a la hora de elegir el desodorante que realmente queremos usar, porque aquí entran aspectos como su comodidad de uso, su durabilidad y sobre todo su sostenibilidad. ¡Otra cuestión totalmente personal!

Pero…y si… ¿además de buenos para ti, quieres que los productos que usas sean también buenos para el medio ambiente? Pues, ¡¡no te preocupes, porque existen alternativas estupendas!! ¿Las conoces?

Hoy en día hay formatos y envases totalmente sostenibles, que además de cómodos, son igualmente duraderos y totalmente respetuosos con el medio ambiente ¿por qué?, porque al no emplear envases, ni ningún tipo de elemento plástico para su dosificación, no generan residuos que luego resultan difícilmente reciclables.

Y es que ya sabrás que, cada año llegan al océano unos 9 millones de toneladas de residuos plásticos, y que la mayor parte de estos plásticos provienen de la fabricación de envases que son los que acaban con más frecuencia en el medio ambiente, dañando considerablemente los ecosistemas marinos y terrestres.

¿De locos verdad?

Un ejemplo perfecto de productos sostenibles son los desodorantes naturales en formato sólido que se comercializan en sus cajitas de cartón 100% reciclable.

¿Sólidos en cajas? Sí, de hecho, se están posicionando como la alternativa sostenible perfecta a los desodorantes comerciales y a sus envases de plástico. Y encima naturales, ¡¡Se puede pedir más!!

“¿Sólidos en cajas? Sí, de hecho, se están posicionando como la alternativa sostenible perfecta a los desodorantes comerciales y sus envases de plástico. Y encima naturales, ¡¡Se pude pedir más!!”

A estas alturas del artículo, seguramente ya tendrás clarísimo que tipo de desodorante quieres para tu día a día, pero es posible que te queden ciertas dudas. Por ejemplo, la más habitual:

¿Puede un desodorante natural tener una protección intensa? ¡¡Hoy en día por supuesto que sí!! Te cuento por qué…

Los desodorantes naturales son una opción que, lejos de lo que se pueda pensar, han sido usados a lo largo de toda la historia, y es que ya los griegos y los romanos obtuvieron desodorantes perfumados basados en maceraciones de aceites, extractos de plantas y resinas vegetales principalmente. Si bien es cierto que estos antecesores de los desodorantes modernos, sólo servían para enmascarar un olor con otro más potente y sólo de una manera muy pasajera.

Desde entonces, la cosmética natural no ha dejado de mejorar. Hoy en día la gran cantidad de conocimientos que se tienen sobre los componentes que la madre naturaleza nos aporta, han permitido a los expertos en biocosmética, desarrollar fórmulas capaces de equiparar la efectividad de los desodorantes naturales a la de los sintéticos, consiguiendo prescindir, además, de elementos químicos que a la larga podrían dañar la piel y la salud.

Y es que, ya no sólo se trata de hacer un “mejunje” con unas cuantas plantas y aceites, sino que hoy en día todos los elementos que se usan en la elaboración de la cosmética natural orgánica certificada ¡¡Ojo, dato importante!!, que se comercializa, han de pasar ensayos de efectividad, y cumplir unas normas de seguridad marcadas expresamente en la Regulación para productos cosméticos. ¿Lo sabías? Pero…

¿Realmente es necesaria esta certificación?

Quizá podría parecer que la cosmética natural no necesita estar regulada, precisamente porque si es natural, es buena ¿NO? Sin embargo, debemos tener en cuenta que, aunque en su composición se utilicen productos naturales beneficiosos para la salud, las combinaciones y proporciones de los mismos han de ser las adecuadas, así como su proceso de elaboración.

Te pongo un ejemplo…

Uno de los elementos que se suelen emplear en los desodorantes naturales para cumplir el propósito de neutralizar las bacterias causantes del mal olor es el bicarbonato sódico.

 

Este compuesto, en principio no es perjudicial para nuestra piel o nuestra salud, sin embargo, debe ser incorporado a la fórmula del desodorante en su cantidad apropiada ya que es una substancia alcalina que puede generar irritaciones.

Esta es una cuestión importante, y a tener muy en cuenta en el caso de que nos animemos a fabricar nuestra propia cosmética natural casera, ya que, debemos informarnos muy bien de las cantidades, procesos y mezclas se pueden hacer para que, además de natural, nuestro producto sea seguro.

¡Así que, ojo! 😉

¡Ahora sí seguro que ya sabes perfectamente que tipo de desodorante es para ti!

Pero…Una cosa más!! Si finalmente tu decisión es decantarte por un desodorante natural, que a la vez que te aporte protección, cuide de tu piel y de tu salud, sea seguro, y que además sea respetuoso con el medio ambiente y con el mundo animal …entonces… ¡¡y ya acabo!!, déjame que te hable de uno que cumple todas estas características, y alguna más…

¡Efectivamente!, el desodorante sólido Banbu

Te comento sus claves…

Nuestro desodorante natural certificado, es un producto pensado para aquellas personas que quieren una alternativa saludable, ecológica y además vegana para su higiene diaria.

“Nuestro desodorante natural certificado, es un producto pensado para aquellas personas que quieran una alternativa saludable, ecológica y además vegana para su higiene diaria”

Formulado para ofrecerte una total protección, a la vez que cuida tu salud y la de tu piel, respetando su flora y su transpiración natural. Sin químicos.

Sus activos absorbentes y desodorantes naturales, como la arcilla blanca y el carbón de bambú, actúan ayudando con el exceso de humedad, a la vez que el bicarbonato de sodio y el óxido de zinc neutralizan eficazmente las bacterias causantes del mal olor, siendo una alternativa perfecta a las sales de aluminio.

Todos sus ingredientes han sido cuidadosamente seleccionados siguiendo criterios de eficacia y respeto con la piel, con la salud y con el medio ambiente. Y han sido combinados en sus justas proporciones para aportar la máxima efectividad y seguridad.

Su base oleosa de ceras y aceites vegetales altamente nutritivas cuidan y reparar la piel de las agresiones diarias y hacen que su aplicación sea fácil, suave y cómoda, dejando una sensación muy confortable y nada húmeda en la axila.

Además, su fórmula es 100% vegana y su formato sólido en envase 100% reciclable, garantiza el residuo cero de este producto.

¿No está mal, verdad?

¡Ahh!!, ademÃ