Champú sólido natural: 0% impacto, 100% ventajas

La revolución de lo sostenible

Porque un pelo mejor es posible y un planeta mejor, también

 

¿Revolución? ¡Desde luego!, el champú sólido ya es una revolución en sí mismo, pero si además es natural puede considerarse como un prometedor cambio a la verdadera sostenibilidad.

Y es que el champú, a pesar de ser un producto consumido por casi todos, es el que quizá más nos cuesta asumir en este formato, y es que hemos dado por sentado que necesariamente tiene que ser algo líquido metido en un bote. ¡Pues no, necesariamente!

La pastilla de jabón, por ejemplo, siempre ha estado con nosotros y, aunque injustamente se le relegó al lavado de manos ¡como mucho! -en favor de los geles de baño- nunca ha desparecido. Pero ¿y el champú?

A pesar de que hace más de dos décadas que existe el champú sólido, ¡este inventazo!, sin embargo, sigue siendo para muchos un gran misterio, y en no pocos casos, su uso todavía causa recelo o al menos extrañeza.

Preguntas como; ¿eso lavará bien? Seguro que no dura nada con lo pequeño que es…, ¿cómo se usa? Y la que, sin duda, más nos trae de cabeza (nunca mejor dicho) ¿Me dejará el pelo como a mí me gusta?

Porque reconozcámoslo, para muchos nuestro pelo es una de las cosas que más nos gusta cuidar y que más nos preocupa que esté bien, sano, brillante, perfecto. Demasiado valioso para ponerlo en manos de cualquier producto, ¿verdad?

“Reconozcámoslo, para muchos, nuestro pelo es una de las cosas que más nos gusta cuidar y que más nos preocupa que esté bien, sano brillante, perfecto.”

Probablemente por esto, salvo esos afortunados que la naturaleza les ha regalado un pelazo de anuncio, muchos, en nuestra búsqueda por mejorar el aspecto de nuestro pelo, hemos ido probando unos y otros champús, al compás de las promesas que las marcas nos ofrecen. ¡Yo, la primera, lo confieso! 😉

Y es que, ¿quién no ha sucumbido a la última novedad de tal o cual champú con la fórmula supermejorada que promete ser mucho mejor que el anterior?, normal, es entendible, sino fuera así ¿dónde estaría el negocio?

Polémicas aparte, lo cierto es que en esta búsqueda del “santo grial” para nuestro pelo, acaba uno acumulando entre champús, acondicionadores, mascarillas milagrosas, etc. una cantidad indecente de botes que encima, en muchos casos, se acababan tirando sin terminar, porque, ¡oh sorpresa!, no nos ha dado el resultado esperado.

 

Pero, ¿Qué es lo que exactamente le pedimos a un champú?

 

Yo personalmente, que soy algo escéptica en cuanto a milagros, y que con la experiencia me he ido resignando a que ningún champú convencional me va a transformar el pelo para que sea como la del anuncio, si no es con una buena sesión de secador en la pelu….lo que busco en un champú es; que me limpie sin dañar, que me cuide el pelo lo máximo posible y, si puede ser, que no me haga responsable, ni partícipe en la generación de envases que luego acaban apareciendo por todas partes, afectando gravemente a los ecosistemas de todo el planeta.

Y tú, ¿realmente, le pedirías algo más a tu champú? Pues, todas estas ventajas y más, te las ofrecen los champús naturales en formato sólido. Te lo cuento todo a continuación…

 

¿Por qué usar un champú sólido? O, mejor dicho, ¿y por qué no?

 

Antes os apuntaba que usar jabón en taco a nadie le resulta tan extraño, sobre todo para lavar las manos o la cara.

Si hablamos del cuerpo, ya somos unos pocos menos los que usamos pastilla de jabón para la ducha, y si se trata del pelo, todavía somos bastantes menos, pero… ¿por qué esta diferenciación según se trate de manos, cuerpo, o cabello?

Alguien me podrá decir que cada cosa está formulada especialmente para lo que es, y ¡tiene toda la razón! …La piel necesita unos cuidados y el pelo otros, por eso, estaremos de acuerdo que el secreto de un buen producto está efectivamente en la formulación, y en su calidad, y en que sea adaptado para lo que es. ¿no?

Y entonces, ¿qué tiene que ver el envase con la formulación?, ¿Acaso lo líquido lava y cuida mejor?, ¿Acaso en el envase está el secreto?…

El sentido común me lleva a pensar que no, porque ¿Sabes realmente lo que diferencia al mejor champú líquido, del mejor champú sólido? Simplemente EL AGUA. Y, acaso, el agua, ¿no la tenemos ya en la ducha?

Resumiendo: Si tenemos en cuenta que el agua ya la tenemos, y que el envase ni limpia, ni cuida…, parece lógico pensar que, de lo que nos ofrece un champú líquido en comparación con uno sólido, en realidad nos sobran dos cosas (agua y envase) y una de ella, además, perjudica seriamente nuestro entorno. ¿Lo habías pensado alguna vez, así?

“Si tenemos en cuenta que el agua ya la tenemos, y que el envase ni limpia, ni cuida, parece lógico pensar que, de lo que nos ofrece un champú líquido en comparación con un sólido, en realidad nos sobran dos cosas, agua y envase.”

 

Sigamos con más ventajas…

 

De esta verdad universal que te acabo de contar surgen un montón de ventajas que nos puede aportar el usar un champú sólido, frente a uno líquido y su envase.

Solo por el hecho de ser sólido:

1. Reducimos el plástico que literalmente está ahogando el planeta, intoxicando a muchos animales y con ello toda la cadena alimenticia.

Como seguramente ya sabrás; cada año llegan al océano unos 9 millones de toneladas de residuos plásticos provenientes de los vertederos. Por ejemplo, en España el 50% de los envases de plástico termina precisamente ahí, y la mayor parte de estos plásticos provienen de la fabricación de envases. Un solo envase, contiene entre 130.000 y 2,8 millones de microesferas plásticas que acaban formando parte de los ecosistemas, dañándolos gravemente y haciéndolos desaparecer. ¿Ciencia ficción?, por desgracia no.

Por el contrario, el champú sólido no requiere envases de plástico, por lo que reducimos nuestros residuos y evitamos contribuir con este producto a la muy preocupante contaminación del planeta.

Los envases de los champús sólidos suelen ser de cartón, una opción reciclable y biodegradable, con mucho menor impacto en el medio ambiente.

2. Cuidamos nuestra salud

Además, según estudios recientes, muchos de estos envases plásticos, no sólo perjudican seriamente el entorno, sino que, en su composición se incluyen elementos sintéticos químicos como el Bisfenol-A y los ftalatos, considerados disruptores endocrinos.

Estos aditivos que están presentes, y se liberan, en los envases alimentarios de plástico y en los productos cosméticos y de higiene (no sólo en los envases, también como ingredientes), se relacionan con varias enfermedades entre las que se encuentran determinados tipos de cáncer. Así lo comenta, por ejemplo, el Doctor Nicolás Olea que opina que estos componentes “son capaces de alterar el sistema hormonal y generar su disfunción”. Yo lo que opino es que por muy poco aprensivo que se sea, como para darle una vuelta, ya es, ¿no crees?

Te dejo el link de la entrevista completa por si quieres saber más.

 

Más ventajas…

Por el hecho de ser sólido, aparte de las poderosas ventajas anteriores, este producto nos ofrece más beneficios:

3. Dura más

Aunque a primera vista no lo parezca, si los tratas bien, los champús sólidos pueden durar hasta el triple que un champú convencional, ya que su formulación y su manera de elaboración, hacen que sea un producto muy concentrado.

Recuerda que los champús sólidos son en su totalidad producto, el agua ya la pones tú, con lo que, para hacer la espuma necesaria para lavar el pelo con toda normalidad, con sólo una pequeña cantidad es suficiente.

4. Se desperdicia menos

El formato sólido, al contrario que el líquido, permite que se aproveche el champú totalmente. Con este formato, no hay derrames accidentales y tampoco se desperdicia el producto que normalmente se queda adherido al envase.

¿Alguna vez has cortado por la mitad un bote de cosmética líquida, cuando ya no había forma de que saliese más producto por el dosificador?

Si es así, ya te habrás dado cuenta de la cantidad de producto que se desperdicia pegado al envase. Y si nunca lo has hecho, prueba. ¡Seguro que te sorprenderás! 😊

5. Son igual de cómodos de usar y, sí, general también mucha espuma

Mojar el pelo, aplicar el producto, masajear y aclarar. Estos son los pasos básicos de cualquier champú. Los del champú sólido también. La única diferencia es que en vez de echar el líquido en la mano o en la cabeza, pasamos la pastilla por el pelo y con la espuma que genera nos lo lavamos normalmente. ¡Mas fácil, no se puede!

6. Ocupan poco y su pequeño tamaño los hace más sostenibles

Quizá no parezca muy importante, pero, además de liberar el baño de un montón de botes, su tamaño reducido hace que cada vez que se transportan de un lugar a otro, el gasto logístico y el CO2 que provoca dicho transporte, también se reduce, porque gracias a su pequeño tamaño y a la ausencia de envases, se pueden enviar muchos más productos en un menor espacio.

7. Son más prácticos para viajar

A nivel individual, su tamaño también resulta una ventaja para llevarlos a cualquier sitio de una forma más cómoda. ¡Caben en un bolsillo!, y, aunque no es el sitio más adecuado para transportarlos, que conste, por poder, se puede.

Y que me dices de cuando vas a viajar en avión. Desde que se implementó la reducción de líquidos permitidos en las maletas de mano, para llevar con nosotros nuestros productos, o bien nos compramos la versión mini de viaje, o bien nos hacemos con unas botellitas para meter un poco de nuestro champú convencional, con lo cual, más botecitos.

Con el champú sólido esto no nos pasa, lo puedes llevar contigo, sin apenas ocupar espacio, te va a durar mucho más que eses otros pequeños de viaje, y además no tendrás derrames imprevistos que “pringuen” toda tu maleta. ¿Son o no son ventajas?

 

 

Por su composición y por su elaboración…

Aparte de la ausencia de envases, los champús sólidos pueden ofrecer más beneficios según sea su composición y su forma de elaboración.

Aunque en el mercado de la cosmética en sólido, cada vez, hay productos mejores, más naturales y más respetuosos con la salud, con el medio ambiente y con el mundo animal, no todos cumplen estos requisitos.

Que el champú sólido cumpla también estas características es algo que siempre deberíamos valorar porque, si queremos usar un producto que no contribuya a la contaminación, causando daño a la naturaleza y a todos los seres que en ella convivimos,

¿no sería una incongruencia usar uno que incluya ingredientes tóxicos, o que en su formulación y elaboración se atente contra el bienestar animal?

En esto radica otras de las ventajas de muchos de los champús sólidos que hoy en día tenemos en el mercado.

Muchos de los que nos dedicamos a esto queremos que nuestros productos, además de libres de plásticos, sean:

 – Naturales y sin ingredientes tóxicos

Que estén elaborados 100% con ingredientes naturales y que no contengan sulfatos tóxicos, siliconas, parabenos, colorantes artificiales y demás elementos químicos que pueden ser nocivos para la salud.

 – Ecológicos

Que tanto la procedencia de sus componentes como todo el proceso de elaboración sea respetuoso con el medio ambiente, sostenible, de cercanía, sin pesticidas ni productos modificados genéticamente.

 –  Veganos y cruelty free

Que sus ingredientes sean todos de origen vegetal y que además, ni en la producción de estos componentes ni en ninguna de las fases del desarrollo del producto, se haya atentado contra animales.

 

Para Banbu todas estas características son esenciales e inseparables. Así lo avalan nuestros certificados, que garantizan la naturalidad de nuestros productos y su respeto hacia el medio ambiente y hacia el mundo animal.

Porque en la suma de todo esto es en lo que radica el verdadero cambio a la sostenibilidad. ¿Te unes a nosotros?

 

¿Cuál es el mejor champú sólido?

Ya has visto que dentro de la cosmética sólida hay ciertas variables que marcan la diferencia, pero aparte de todas las características que te he comentado, un champú para ser bueno tiene que cumplir necesariamente su cometido, que no es otro que limpiarte el pelo a la vez que te lo cuida. Fundamental, ¿no?

Para que un champú sea realmente bueno, sus ingredientes, además de naturales, han de ser buenos para ti. Han de estar combinados en su justa medida y han de adaptarse a tu tipo de pelo a la perfección. Porque,

¿de qué vale que un champú sea natural si sus ingredientes no son los adecuados o no se adaptan bien a tu cabello?

Aunque no somos los únicos, En Banbu esto lo tenemos claro, y por eso hemos desarrollado dos tipos de champú sólido, que además de ofrecerte todas las ventajas que te he ido comentando, están formulados con una combinación de ingredientes muy beneficiosos para el cabello y adaptados según las características de tu pelo.

Por ejemplo, nuestro champú para cabello normal a seco, combina a la perfección suaves limpiadores naturales con potentes ingredientes reparadores hidratantes y nutritivos para el cabello, como son el aceite de coco, la aloe vera y la manteca de karité que aportarán un extra de nutrición, y repararán la fibra capilar en cada lavado, evitando que tu pelo se seque, se debilite y se encrespe. Como resultado, tu pelo se mantendrá hidratado, con cuerpo, brillante y suave.

Por otra parte, nuestra versión para el pelo que tiende a ser más graso, contiene, además de ingredientes tratantes que permitirán que tu pelo mantenga su nivel de hidratación óptima aun lavando el pelo a diario, limpiadores como: la arcilla verde, el carbón activado y el agua de romero, que purificarán y controlarán el exceso de grasa. Tu pelo quedará limpio, fresco, suelto y ligero durante más tiempo.

Sea cual sea el que necesites, además, con nuestros champús el lavado del pelo te resultará de lo más placentero. Los champús Banbu generan una abundante y suave espuma de aroma natural que hará que lavarte el pelo sea, además de cómodo, rápido y fácil, una experiencia muy, pero que muy agradable.

Así que ya sabes, si quieres pasarte al champú sólido con todas las garantías, no te olvides de mirar bien sus ingredientes y que características te ofrece. Y, si ves que se adapta a ti, no lo dudes, ¡Pruébalo!

 

¿Dónde comprar champú sólido natural?

Hoy en día, podemos encontrar champús sólidos naturales, en diferentes tipos de establecimientos: Supermercados ecológicos, herboristerías, tiendas de cosmética ecológica, parafarmacias, tiendas de productos zero waste, etc., así como en tiendas online especializadas.

En Banbu, contamos con muchos puntos de venta repartidos por todo el país. Son casi 200 establecimientos que avalan y confían en nuestra marca, porque nuestro compromiso es ofrecer garantía de calidad y sostenibilidad, puedes echar un vistazo en el MAPA para ver cual es tu establecimiento más cercano

Otra opción donde podrás encontrar nuestros champús, toda nuestra cosmética natural, así como estupendos productos Zero Waste para tu día a día, es en nuestra página web