Afeitado y Depilado Zero Waste

En el mundo se desechan 2.000 millones de maquinillas desechables al año, de media se gastan 52 maquinillas al año por persona. Son datos muy alarmantes que nos muestran como las desechables son la peor opción de afeitado o depilado para nuestro planeta. Más adelante os voy a demostrar también, cómo lo son para nuestro bolsillo.

Están compuestas de plástico y acero y es por ello que son aún más difíciles de reciclar ya que separar estos dos componentes es difícil y costoso. Su duración media es 4 usos por maquinilla, con lo que la vida útil de este plástico es ínfima.

El gasto energético de fabricar una cuchilla de acero es mayor al de fabricar una de plástico ya que el proceso es más costoso y la materia prima también, de ahí que el precio sea mayor y de ahí que el impacto energético también lo sea. Pero no olvidemos que la cuchilla clásica nos puede durar una media de 10 años, por lo que hubiéramos consumido nada más y nada menos que 520 cuchillas desechables en este tiempo. Teniendo en cuenta este factor, la clásica es energéticamente mucho más eficiente que la plástica.

Además, la maquinilla clásica, ya sea de acero o una combinación de acero y metal es fácilmente reciclable, ya que este acero será la materia prima a fundir para volver a producir una nueva maquinilla de acero. De esta manera cerramos el ciclo y usamos una y otra vez la misma materia prima, por ende, es un sistema mucho más sostenible.

Hoy en día es seguro que las maquinillas desechables son el método de afeitado más utilizado y probablemente uno de los más utilizados en depilación tanto masculina como femenina, aunque aquí hay otros métodos como la depilación eléctrica, láser o cera, que minimizarán el uso de desechables, pero como no he encontrado un dato concreto y fiable, solo puedo hablar de la probabilidad. Otra alternativa al afeitado con maquinilla es el eléctrico, mucho más sostenible también que la desechable, pero que depende del gusto personal y nivel de apurado que cada uno quiera.

El afeitado o la depilación con cuchilla es muy cómodo ya que no requiere de más elementos que la propia maquinilla, jabón y agua; además, se puede hacer en la ducha y no es excesivamente invasivo. En ciertas pieles sensibles puede provocar cierto enrojecimiento que se paliará con la aplicación de cremas, lociones o aceites hidratantes.

La principal pregunta que nos hacemos es por qué tantas cuchillas. Desde hace años, las grandes multinacionales de este sector descubrieron una estrategia de marketing que les ha funcionado muy bien, “Cuantas más hojas mejor”. Pero todo sabemos que esto no es así, cuantas más hojas, menor es el espacio que queda entre ellas (porque el tamaño del cabezal es el mismo) y al haber menos espacio, la masilla que se genera de jabón y pelo, solidificada por el efecto del agua, hace que las cuchillas se emboten. ¿Os suena? Todas las mañanas dando pasadas y más pasadas y golpecitos en el lavabo para eliminar los bloques de agua – pelo – jabón.

Otra gran campaña de marketing son las bandas de jabón, aloe vera o cualquier otro producto que supuestamente permiten que la hoja deslice mejor y encima nos avisan con colores cuándo la maquinilla está para cambiar, aunque siga cortando.

Y yo me pregunto, entonces, cuando vamos al peluquero o barbero y utiliza una sola hoja sin bandas, sin recubrimientos y sin películas, ¿Por qué de una pasada me hace un rasurado perfecto? Pues eso, porque en el tema del afeitado menos, es más. Como he dicho antes, lo esencial es: un buen jabón (no tiene por qué ser específico de afeitado), una maquinilla que tenga peso y una buena hoja de afeitado. No hace falta nada más, opcionalmente se puede recurrir a la brocha, que lo que hará será repartir más uniformemente el jabón, hacer que este penetre mejor y, además, darnos un suave masaje, que nunca viene mal.

Maquinilla

Hoy vengo a hablar del afeitado con maquinilla clásica, donde la maquinilla se mantiene durante años y lo único que se cambia es la hoja de afeitado es por ello que es una de las mejores opciones de afeitado o depilado Zero Waste que conozco. Las hojas son universales por lo que nos servirá cualquiera de las que podemos encontrar en el mercado, dependerá de la dureza y durabilidad que nos guste a cada uno, hablaremos de ellas más adelante.

Empezamos por la maquinilla clásica, donde nos vamos a encontrar inicialmente con 2 tipos de maquinillas:

  • Maquinilla de peine abierto -> el aprendizaje es más lento y es posible que el mismo peine genere irritaciones. Por otro lado, la evacuación de espuma es mejor al estar abierta con lo que la deseada única pasada es más fácil de conseguir
  • Maquinilla de peine cerrado -> se trata de la menos agresiva y el apurado es muy bueno, siempre y cuando usemos una buena hoja. El peine nos protege de cortes inesperados.

 

Yo uso la de peine cerrado, me parece muy cómoda y a la segunda vez de uso, cuando te familiarizas con el nuevo peso y le pierdes el miedo, es una maravilla. Una vez sabes utilizar la de peine cerrado la transición a la de peine abierto si se quiere hacer es inmediata. Arrancar directamente con la de peine abierto es quizás más complicado, pero desde luego en 3-4 veces de uso, la manejas a la perfección.

La variedad es casi infinita en ambos casos, quizás más en las de peine cerrado y la elección va a depender más de un gusto estético que de un factor técnico. Existen cuchillas de metales de alta calidad y maderas nobles cuyo precio puede rondar los 300€, pero también hay maquinilla de acero inoxidable de 20€ que cumplen su función perfectamente, un ejemplo son las maquinillas clásicas de Banbu.

Existe otra diferenciación entre maquinillas y es a la hora de instalar la hoja:

  • Maquinillas de mariposa -> el cabezal de la maquinilla se abre en V dejando a la vista el alojamiento donde se insertará la hoja.
  • Maquinilla de rosca -> se desenrosca la cabeza, lo que libera la protección, se instala la hoja, se vuelve a roscar y ya está lista para usarse.

Las dos opciones son muy cómodas, es quizás lo mismo que antes, una cuestión de gustos. Lo más importante aquí es tener cuidado a la hora de manipular la hoja, ya que están realmente afiladas y cortan una barbaridad. Lo ideal es siempre sujetar las hojas por los laterales donde carecen de filo y por lo tanto, no son cortantes.

Como he dicho antes, lo más importante a la hora de elegir es el peso de la maquinilla, ya que este será el que corte, no la fuerza de la maquinilla contra la piel. La maquinilla debe simplemente apoyarse y su propio peso en un ángulo correcto debe ser el que corte.

Hojas

La primero que debemos saber es que las hojas son de doble filo, por lo que cada hoja nos dará un mínimo de 4 o 5 afeitados. Digo mínimo porque esto va a depender de la cantidad y de la densidad de nuestra barba.

Son hojas universales, es decir, todas sirven para todas las maquinillas. Por lo general vienen en cajitas de 5 o 10 unidades y vienen recubiertas con una funda de papel para evitar cortes. Este es otro gran punto a favor, el envasado de las hojas es Zero Waste, ya que solo contiene papel. Al contrario que los recambios o las maquinillas completas desechables, que vienen envasadas en uno o más plásticos.

Para ahorrar aún más existen envases de hasta 100 unidades donde el precio, obviamente es mucho más económico.

Dependiendo del acero y del recubrimiento disponemos de mayor o menor dureza y de mayor o menor durabilidad, aunque este segundo factor, como ya he comentado antes; depende también mucho del tipo de pelo a cortar.

Se pueden comprar en cualquier peluquería, donde además también nos aconsejarán sobre el uso, o en cualquier tienda de cosmética o supermercado.

El cambio de hojas se hará cuando notes que ya no corta o que corta peor o notes que rasga en lugar de cortar. Lo sabrás igual que lo sabes con la desechable sin necesidad de bandas de colores que te lo indiquen.

En Banbu, encontrarás un set de 5 hojas de afeitado de acero inoxidable con recubrimiento de platino a muy buen precio.

 

Jabón

Las multinacionales me matarían si pudieran porque vuelvo a desmontar otro mito, el de las cremas, jabones o espumas de afeitado. NO hacen falta, cualquier jabón denso, que permita a la hija deslizar correctamente es ideal. Los anuncios de cuanta más espuma mejor, son un error, al final con tanta espuma no vemos donde cortamos. Mi barbero usa una loción, que además de usar muy poca, desliza increíble y el bote le dura una eternidad. He de decir que también aplica un aceite pre – afeitado que no sé si es también marketing o realmente hace algo. Yo uso el mismo jabón con el que me ducho, tampoco hay que ser tan radical, pero repito, no hace falta un jabón específico.

Brocha

Como ya hemos comentado, no es un elemento imprescindible, pero sí que es cierto que por un lado ayuda y por otro, complementa el ritual del afeitado si nos queremos tomar el afeitado como tal.

Existen brochas de diversos materiales, predominando el uso de madera o plástico ya que son menos pesados. Obviamente la de madera es más sostenible y queda mucho mejor en el baño, a efectos prácticos no hay diferencia.

Lo importante de la brocha es el pelo. El mejor pelo para brochas, es el de tejón, pero como desde Banbu promovemos el respeto a los animales, nunca recomendaremos una brocha de pelo animal. A día de hoy existen brochas de pelo sintético, que están muy logradas y simulan perfectamente el pelo de tejón, además son más económicas.

Nuestras brochas de afeitado se han desarrollado con un pelo sintético de altísima calidad que es suave pero firme, logrando así acceder a cualquier recoveco de la cara.

 

After Shave

Este es otro elemento prescindible, ya que con la crema que uses habitualmente para la cara o la que le suelas robar a tu pareja, es más que suficiente.

 

Normalmente son productos inventados por las empresas cosméticas, yo no lo uso, simplemente me aplico la crema hidratante que gasto que además vienen en tarro de cristal para evitar el envase de plástico y me alivia e hidrata a la vez.

Para los cortes hay quien recomienda usar la piedra de alumbre, que es una roca natural que cortará la hemorragia y es también usada en húmedo como desodorante. Bien, no quiero entrar en demasiado detalle porque de esto hablaremos en otro post sobre desodorantes. Pero es importante saber que la piedra de alumbre está compuesta de manera natural por aluminio, que es un elemento que actúa como disruptor endocrino. Si además lo aplicamos en heridas abiertas, está en contacto directo con la sangre. Hay mucha información, pero no la suficiente evidencia científica, con lo cual yo no lo recomiendo; sobre todo, por no ser necesario. En caso de cortes, agua fría para cortar la hemorragia y si no es suficiente, un pedacito de papel y en un minuto se corta la hemorragia, nos aplicamos la hidratante y listo.

Pasos para disfrutar del afeitado clásico

Mi principal objetivo al pasarme al clásico fue el de reducir el impacto medioambiental, pero hay muchos otros y todos son respetables. Hay quien se pasa porque le va el moderneo y está de moda, o quién lo hace por disfrutar del ritual del afeitado.

Se cual sea tu opción, lo principal aquí es no tener prisa, no correr y disfrutar, serán 5 minutos, tampoco hay que levantarse media hora antes.

  • Prepara piel y mente

Es preferible afeitarse después de la ducha, porque con el calor el poro estará abierto y el pelo más blando. Otra opción es aplicarse una toalla caliente. Además, con la ducha, ya habremos despertado los sentidos y no seremos zombis con una hoja ultra afilada en la mano.

  • Aceite pre-afeitado

Este paso es para nota, yo lo pongo porque mi barbero lo hace, aunque yo no pueda decir lo mismo. Se supone que este aceite hidrata y lubrica justo la zona que está en contacto con la hoja.

  • Jabón o loción de afeitado

Como hemos comentado antes, la mejor opción es una loción de afeitado densa y aplicada con brocha para estimular el poro, y para impregnar bien todo el bello facial. Si eres de Bilbao como yo y promueves un estilo de vida minimalista y Zero Waste, puedes usar el mismo jabón sólido con el que te duchas.

  • Afeitado

Coge tu maquinilla clásica o tu navaja si te atreves con ello y comienza con el afeitado. La clave es la firmeza, que no la fuerza, es decir, sin miedo y que no te tiemble el pulso. La primera vez, es muy probable que te cortes y es debido al miedo y a la indecisión. Si ya te has aplicado calor y todos los potinjes que has encontrado en el baño y te afeitas con seguridad, no te cortarás, salvo en alguna ocasión.

La maquinilla tiene que formar un ángulo de unos 40º con tu cara y deberás dejar que la maquinilla deslice con su propio peso, con firmeza arrastras la maquinilla y verás cómo para tu asombro ésta se lleva de una pasada la mayor parte del pelo. Si como yo, tienes tanto pelo como Chewbacca, es posible que tengas que dar dos pasadas, pero te aseguro que con la segunda y máximo tercera dependiendo de la destreza, te llevarás todo el pelo.

Una parte muy importante en el proceso es la mano que no corta, esta mano se encargará de tensar, un buen tensado facilitará el paso de la hoja y evitará cortes. La cara está llena de recovecos por esto complica el afeitado.

En el caso de depilación de pecho, piernas, etc, es mucho más sencillo porque la piel es más dura y porque está más tensa y no tiene recovecos como la cara.

El afeitado puede ser a pelo o a contrapelo, nadie conoce tu cara mejor que tú mismo, con lo que tu experiencia te indicará lo más adecuado. Las primeras veces es mejor ir a pelo y dar dos pasadas y una vez le pierdes el miedo te puedes aventurar a ir a contrapelo y rasurar al máximo con el mínimo de pasadas.

  • After shave

Como ya he dicho antes, es optativo. Hay muchas marcas y tipos lo preferible es que sea hidratante y no contenga alcohol. Si quieres que sea Zero Waste, que no venga envasado en plástico. Si quieres que sea más Zero Waste, no uses after shave y utiliza tu crema hidratante de cara.

DEPILACIÓN

En el caso de la depilación como ya he mencionado, es mucho más sencillo ya que la piel de la cara es probablemente junto con la de las axilas la más delicada.

Los pasos serían los mismos, aunque no tan rigurosos en cuanto a preparación, pero sí en cuanto a la firmeza y la seguridad a la hora de utilizar la maquinilla.

Para el post depilado, igualmente, con la aplicación de tu crema hidratante en sólido o en envase metálico o de cristal, sería suficiente.

 

COSTES

Es difícil hacer una comparativa de costes ya que para ello va a depender qué tipo de hojas y maquinilla compremos y qué tipo de desechables se estén usando.

Si se usa una de las de recambio de cabezal que cada recambio ronda los 2.5€ (Match 3) y dura unos 5 afeitados y lo comparamos con una hoja también de la marca Gillete y además recubrimiento de platino, es decir de muy alta gama que nosotros vendemos por 2.5€ el pack de 5 unidades, vamos a ver:

He cogido precios reales de Carrefour, en el caso de los usos pongo 5 usos la Match 3 y 10 la clásica porque se usa por los dos lados.

Como se puede comprobar la clásica a partir del segundo año es la más económica y casi casi desde el primer año.

La reducción del impacto medioambiental no se puede cuantificar, pero 2.000 millones de maquinillas al año, es una bestialidad, con un gesto tan sencillo y además económico de cambiar.